En el preámbulo del mes de los niños, la Casa del Abuelo junto al Centro de Integración para Personas con Discapacidad (Cipdis) prepararon una  actividad llamada «un abuelo le regala una sonrisa al niño» donde asistieron aproximadamente 30 niños especiales y 60 abuelos.

La jornada inició con bailes entre los niños y abuelos, seguido por la obra de teatro «La Pulga y el Piojo» que se aperturó con una declaración de amor y continuaron con el famoso canto de Serenata Guayanesa referente al acto, cada adulto mayor representó un personaje de los animales.

Lisbeth Betancourt, madre de una niña especial expresó que la actividad le pareció espectacular, chévere para los niños y para las personas mayores también.

El abuelo Héctor Valdez interpretó la canción «La quiero a morir» de Francis Cabrel y otros merengues de los 80 que pusieron a bailar al público. Por otra parte, la Escuela de Títeres del estado Anzoátegui brindó a los pequeños actividades recreacionales, los Backyardigans entraron en escena bailando, el niño Guillermo Patiño realizó una presentación como cantante. Para cerrar las danzas de la Casa del abuelo deleitaron a los presentes con el folklore «La Burriquita».

Por Sugey Herrera

Alcaldesa del Municipio Simón Bolívar, Barcelona, Anzoátegui.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.